Cuando hablo de agotamiento no hablo de agotamiento físico. Hablo de muchos tipos de agotamiento:

 

1.- Hablo de un agotamiento frenético por querer llegar a todo y no saber llegar a nada, que te pone del mal humor y hace que respondas de mala gana.

 

2.- Hablo de un agotamiento emocional, por saber lo que quieres pero tener miedo de hacerle frente, que te quema por dentro y de hace dudar en todo momento.

 

3.- Hablo de un agotamiento mental por tener muchos deseos y pocas fuerzas o herramientas para ponerlas en acción, que te cansa, te fatiga, te supera.

 

4.- Hablo de un agotamiento desafiante que te da señales de insatisfacción en el trabajo, en tu vida, en tus relaciones, que te pone la negatividad en vena.

 

5.- Hablo de un agotamiento extenuante, ese que no te deja respirar a diario porque la presión que rige tu vida te ahoga, te bloquea, paraliza tus músculos sobremanera.

 

Y del agotamiento se sale. Claro que se sale! El agotamiento es un aviso «señal» de actitud. Tu cuerpo, tu mente y tu alma… te hablan. Simplemente, que no les hacemos caso. Seguimos nuestra vida como si nada, arrastrándonos, quejándonos, echándole la culpa a los otros y permitiendo que los otros nos echen la m…encima. Aceptamos críticas destructivas, comentarios juiciosos y actitudes fuera de lugar. Y eso, nos consume, nos agota, acaba con nosotros.

 

Para empezar a romper ese círculo que parece que no tiene final, te cuento 3 Claves que te permitirán salir del agotamiento que te bloquea:

 

1.- La clave EVITAR. Evita a las personas que se quejan constantemente, que te critican a diario. Esas que parece que nada de lo que haces está bien. Nada les sirve y solo es mejor lo que ellos hacen o dicen. Evita caer en su desánimo y en su lástima porque solo te traerán cansancio y desmotivación. Si por un casual, dicha persona es tu jefe y no puedes cambiar de trabajo (por favor, haz todo lo posible por empezar a buscar un cambio), habla sutilmente con él y pregúntale qué es lo que puedes hacer para hacerlo como el necesita para ahorrar tiempo en repeticiones y evitar los malos momentos verbales o profesionales.

 

2.- La clave EGO. Escucha a tu ego con moderación. Y al ego de los demás con desconfianza. Las personas que te alaban, de adulan por todo, esas que alimentan tu «ego» diciéndote que sólo lo tuyo vale suelen ser personas que necesitan estar cerca de persona como tú, que no te aportan nada, que no te invitan a crecer ni te permiten ampliar mundo, conocimiento, opiniones, perspectivas. Son personas  con muchas carencias emocionales que quieren arrastrarte con ellas y solo lo consiguen a través de la adulación y el halago vanidoso. No te obceques y abre tu mente a nueva gente, nuevos sectores, nuevas opiniones. No tengas miedo de innovar, de conocer gente nueva, de hacer cosas diferentes a lo que haces desde años atrás.

 

3.- La clave ENFOQUE. Enfoca tu personalidad, tus deseos, tu forma de ser y actuar. Enfocarte es alinear tus valores, con tus deseos, con lo que quieres dentro de tu vida o con lo que necesitas. Si te enfocas logras una claridad mental que te ahorra un gasto de energía muy valioso. Enfocarte te permite actuar a través de la verdad y de la transparencia. Enfocarte te permite sentirte bien contigo mismo, descansar, te da fuerza mental, te aporta seguridad emocional, y dejas así de tener miedo a la crítica o al rechazo. Si te enfocas, diferencias a las personas que quieres y a las que no, si tienes las cosas claras, sabes lo que quieres y generas acción para ir a por ello.

 

Y puedes enfocarte a través del ejercicio diario, de alguna manualidad que te apasione, a través del yoga o de alguna meditación. Con este tipo de actividades logras centrar tu atención sin prisa, sin recriminaciones, viviendo la experiencia por ti misma.

 

Hay un mantra que me gusta muchísimo y que recito cuando me siento agotada, saturada o desbordada. Lo hago sentada con las piernas cruzadas en posición, con un cojín en el culete (en el hueso en donde acaba la columna vertebral y empieza el culo) porque así logro mantener una postura estable con la espalda derecha pero sin sentirme incómoda. Si así no puede por el motivo que sea, siéntate en una silla pero sentada en el borde para que la espalda esté recta.

 

Mantra: OM VAIROCHANA OM *

Se pronuncia: omm vairokana omm

 

Es el mantra de Vairochana y con su repetición disuelve la ignorancia, el no saber, el desconocimiento de las cosas.

A mí, me encanta!

 

Un abrazo mis espíritus valientes 🙂

*(Si puedes conseguir un mala de 108 bolitas, genial. O hacerlo tú que tendrá más significado. No por nada en particular pero así lo recitas las 108 veces que son  y evitas contar las veces que lo has dicho. Tu mente está enfocada en decir el mantra y no en contar).

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies