¿ReAprender de nuevo? Es posible! + Dinámica «Aprender Haciendo»

La realidad actual, tanto laboral como personal, implica siempre un aprendizaje, por muy pequeño que sea, por lo que es necesario que, como personas, nos orientemos hacia una constante renovación y lo recomendable es reaprender de las oportunidades que se nos hayan presentado hasta ahora. Esto es como querer llenar un vaso ya lleno.. .para llevarlo hay que vaciarlo primero.

Dado que vivimos en tiempos de cambios constantes y continuos  es conveniente que reflexionemos para comprender el sentido de nuestra vida, circunstancias y acontecimientos. Sobre todo, de los acontecimientos que nos generan contratiempos.

Desarrollarnos como personas en la Era del Cambio implica:

.- Desaprender.

.- Fomentar la capacidad de aprender nuevamente.

.- Consolidar las buenas costumbres olvidadas.

.- Reforzar nuestra “orientación”.

.- Lograr cambios en nuestro comportamiento “apalancado”.

.- Reconocer los malos hábitos para poder “abandonarlos”.

Para ello conviene que te «desorganices» de tu rutina y:

.- Analices tu situación económica.

.- Confirmes qué es lo que quieres realmente.

.- Clarifiques qué es lo que hacías antes y qué es lo que haces ahora.

.- Detalles tu experiencia, habilidades, circunstancias actuales.

Recuerda que toda la información que admitas como válida debe estar basada en unos valores y principios, acordes con tus deseos y objetivos honestos para que realmente te lleven a la EVOLUCIÓN Y CAMBIO QUE TE MERECES.

Y la dinámica que te traigo hoy se llama «Aprender Haciendo». Así, de buenas a primeras suena simple, sencillo y básico pero a la hora de la verdad, las caras son un poema.

Materiales: tarjetas en blanco + lápices de colores + muchas ganas!

Para empezar, me gusta siempre echar mano de unos minutos de respiración consciente y profunda para serenarnos. Luego, nos sentamos en círculo para poder vernos unos a otros (si lo hacemos en grupo) o en un lugar tranquilo (si estamos solos) y cogemos 4 tarjetas en blanco.

En cada una respondemos a estas 4 preguntas:

1.- ¿Tengo fuerza de voluntad para generar cambios?

2.- ¿Cuáles son mis metas ahora mismo?

3.- ¿Qué materia/trabajo/cambio despierta mi curiosidad y me veo estudiándolo/haciéndolo/generándolo?

4.- ¿Tengo miedo al fracaso?

Con ellas, encuentro opciones que me ayudan a abrir caminos nuevos ya que, nuestros pensamientos y creencias influyen en nuestras emociones, decisiones y conductas actuales.

Si ya de inicio digo que es imposible ReAprender o Cambiar, me cierro y ni lo intento. Y si mis errores me pesan demasiado me dedico a justificarme día sí, día también.

Para que entiendas cómo nacen las creencias (cómo nace un paradigma) y lo «limitantes» que son, comparto contigo este vídeo con la confianza de que, abajo en los comentarios, me cuentes cómo te has sentido y qué se te ha pasado por la cabeza al verlo.

Abrazos,

Yolanda

10 trucos para ser Personas Felices y formar Empresas Eficientes + Ejemplos de Iniciativa.

Le pese a quién le pese, las empresas eficientes son las que crecen y sobreviven en estos tiempos, a diferencia de las que no lo son. Y las empresas eficientes están formadas por personas felices (que no perfectas).

Utópico, no?

 

Pues no. Y digo no porque, si en la infancia nos enseñan a vestirnos y a comer, deberían enseñarnos a ser felices también. Y como no nos han enseñado, pues aprendemos nosotras por nuestra cuenta.

Ser feliz es mucho más que hacer ejercicio, comer bien y gestionar emociones. Ser feliz es un camino. Ser feliz es una actitud.

Para lograr ser una persona feliz que constituya una empresa eficiente (da igual que seas empleado, colaborador o jefe):

.- Tienes que ser una persona llena de afecto por ti misma, por lo que haces y por lo que deseas, consciente de ti y comprometida con tu puesto de trabajo, negocio, vida o proyecto. El afecto te facilitará una capacidad intelectual y emocional plena.

.- Tienes que tomar decisiones, de las buenas, lo que no significa que te evites todos los problemas del mundo sino que asumas que en los aciertos y errores hay aprendizaje y lecciones.

.- Tienes que ser una persona con autocontrol, que sepa gestionarse para evitar el decaimiento y la falta de motivación en la vida diaria. No estamos acostumbrados a esperar y esperar es importante para no sentirnos frustrados.

Si logras controlarte en los malos momentos, disfrutarás de los buenos de un modo consciente y te darás cuenta de la vida tan maravillosa (que no perfecta) que tienes y de lo feliz que se puede llegar a ser.

Para Ser Personas Felices y formar Empresas Eficientes tienes que:

  1. Agradecer lo bueno. SIEMPRE.
  2. Eliminar lo que no te hace falta. SIMPLIFICA.
  3. Cuídate. Respira. Relájate. MEDITA.
  4. No veas el fracaso negativo. Es OPORTUNIDAD.
  5. Convierte las quejas en SUGERENCIAS de MEJORA.
  6. Las críticas que se vuelvan CRÍTICAS CONSTRUCTIVAS.
  7. Deja de aferrarte al pasado. CONSTRUYE UN FUTURO.
  8. A pesar del miedo, ten VALOR para DAR PASOS hacia adelante.
  9. Haz PAUSAS en tu vida y en tu trabajo. INTERACTÚA con el mundo.
  10. Deja de mirar al suelo (móvil) para MIRAR al FRENTE.

Sí, sí. Una lista genial. Y… ¿cómo tomo la iniciativa si estoy acostumbrada a que me digan qué hacer y cómo? Estoy habituada a lo cómodo y rutinario. Estos momentos de cambio me traen de cabeza. No sé por dónde empezar.

La iniciativa tiene que ser madura y silenciosa. Ya no estamos en el patio del colegio peleando por quién lanza primero sino que, como adultos, debemos tomar iniciativas más que evidentes para traer la satisfacción a nuestras vidas.

Ejemplos de Iniciativa. ¿En cuál estás tú?:

.- Espero hasta que me digan lo que hacer -> Solo hago lo que me dicen y punto.

.- Pregunto si puedo hacer algo -> Pido permiso para explorar si puedo hacer algo más o para avanzar.

.- Hago recomendaciones -> Propongo nuevas acciones o soluciones para el trabajo pero no actúo ni ejecuto un ejemplo práctico que demuestre que lo que digo es viable.

.- Lo hago y lo comunico inmediatamente -> Hago una tarea de modo distinto y más eficiente y se lo comunico de inmediato al mi superior/jefe/empleado (como cuando los niños hacen algo nuevo y vienen corriendo a compartirlo con nosotros 😉

.- Simplemente, lo hago -> Si recibo quejas, simplemente tomo la decisión de cambiar el modo de hacer las cosas porque es evidente que no funcionan.

Aprender a desaprender lo rutinario es importante para que no cambies tu naturaleza aunque alguien te critique; simplemente toma precauciones para no hacer tuyas esas críticas. No conviene que te pongas excusas para desviarte de tu esencia (de esa esencia interior que te caracteriza como la persona que eres) para ser feliz ejerciendo los valores de los que estás hecha.

Las excusas para tomar decisiones no vienen solas y a veces resulta difícil identificarlas. En tu mano está que identifiques si la apatía te lleva a la pereza y si la pereza hace que busques la aprobación a cada paso que das.

Un abrazo,

Yolanda

3 Beneficios de la Desorganización Corporativa con Dinámica + Audio

(Aunque hable en femenino, ¡chicos! no dejéis de leer ni os sintáis ofendidos por ello. Os quiero conmigo sin dureza en vuestros sentimientos, totalmente abiertos a saborear vuestras emociones. Os unís a mi?)

NOVEDAD!!! Esta entrada la puedes escuchar desde ivoox aquí o descargarla en MP3 para escucharla cuando más te apetezca, las veces que quieras. No olvides darme tu feedback. Mejoro y crezco gracias a tus críticas constructivas 😉

200H

Cada día que pasa me siento más «desorganizada» y serena. La actitud positiva es generadora de cambio y eso, ese nota. Se nota en tu vida diaria, se nota en tus acciones y se nota en tu puesto de trabajo. Desorganizarse no es malo. Al contrario! Gracias al desorden descubres qué hay por ahí que desconocías, qué quieres seguir conservando y qué es lo que quieres eliminar.

Si te sientes en medio de un caos, de un desorden descontrolado, tan solo te digo que no te apresures a organizar así sin más. Para ello, te invito a que sigas leyendo y descubras 3 de los infinitos Beneficios que te da la Desorganización Corporativa. Y personal también. Al fin y al cabo, las corporaciones están formadas por personas.

Realmente, cuando hablamos de negocios, empresas y corporaciones, hablamos de entidades sin más y lo primero que se nos viene a la mente es un despacho, una oficina o una nave industrial, olvidando que nada de eso existe sin personas dentro. Las personas, esas grandes olvidadas, son el motor. Las personas son generadoras de actividad laboral. Sí es cierto que podemos tener máquinas a nuestro servicio pero esas máquinas, por si solas, no arrancan. Siempre, siempre tiene que haber una persona detrás de cada máquina para pulsar el botón de «on» y «off».

Así que, como Personas en la Era del Cambio, debemos promover el autoconocimiento para generar eficiencia llena de positivismo que nos permita adaptarnos a los cambios y descubrir qué más podemos hacer para desarrollar nuestro trabajo mejor.

Si somos conscientes de que el cambio empresarial es ya una realidad, lograremos convertirnos en generadores de cambio eficiente y sostenible en el tiempo. Y para ser generadores de cambio en tiempos de cambio, primero tenemos que desorganizar los hábitos y costumbres adquiridas hasta el momento. Si quiero cambios tengo que cambiar. Si tengo orden, me tengo que desordenar primero para hacer limpieza. La diferencia radica en la atención que ponemos ante ese cambio o desorden para que no sea mecánico y rutinario sino consciente e intuitivo.

Lo sé. Te asaltan cientos de miles de preguntas, verdad? ¿Quién soy realmente? ¿Cómo he llegado a este desorden? ¿Para qué creo que ha llegado el caos a mi trabajo o a mi vida? ¿Cómo puedo lograr que las cosas cambien y/o mejoren? ¿Cuál es mi razón de ser o de trabajar?

El caos o desorden llevado al punto más extremo puede causarte un gran agobio porque no logras centrarte en el ahora, ya que tienes una preocupación exagerada que centra toda tu atención y toda tu energía hasta caer en el agotamiento mental. Pero también, hasta sentir que tu vida ya no tiene sentido.

El mero hecho de sentir que tu vida y/o circunstancias no tienen un sentido claro hace que te sientas agotada, siempre con prisas y corriendo, nerviosa, llena de miedo y falta de motivación. Y el principal miedo que te aborda y no te deja respirar solo de pensarlo, es el miedo al cambio, al qué dirán, al vacío por lo desconocido… Salir de casa para trabajar te genera angustia en momentos cotidianos y emociones confusas que te provocan malestar físico. Tus palabras más sonadas empiezan a ser «ya no puedo más», «qué he hecho para merecer esto», «lo he dado todo a cambio de nada», «a dónde voy yo ahora a mi edad»…

Los beneficios de la desorganización son infinitos pero, de momento, te mencionaré tres:

1.- Te aporta una mayor visión de lo que dispones.

2.- Te permite expresarte a través del descubrimiento.

3.- Contribuye a darle sentido a tu vida y/o trabajo.

El primer paso es muy importante, simple y complejo a la vez. Hay que darle tiempo al tiempo. Resulta que has hecho balance de tu vida, muchas veces obligados por las circunstancias (despido, separación, crisis existencial de los 30, 40, 50, cambios bruscos que no has buscado…) y no estás segura de haber llegado a dónde querías o no entiendes cómo estás en la situación que estás. ¿Cómo es posible que haya llegado a esto?, ¿Así?, ¿Yo?.

Ahora, las lamentaciones no son productivas. Empieza a pensar que el tiempo es limitado aunque los deseos infinitos. Observa tu caos y tu desorden porque es esencial que aprendas a priorizar y a seleccionar qué es lo verdaderamente importante. Mira con detalle qué te sirve, qué no te gusta, qué puedes regalar o reciclar y qué quieres mantener. Una vez dentro de tu desorden, descubrirás un montón de papeles, talentos, situaciones, sentimientos, creencias, valores que habías olvidado o no creías que tenías. Haz como los niños. Juega con ellas.

Lo peor de verte «desorganizada» es que tu entorno no te entienda como tú esperas. Incluso, puede que ese caos te reste valor a tu posición profesional y que te juzguen como persona poco eficiente o que ya no rinde como lo hacía en época de vacas gordas (que posiblemente rendías igual pero no había que dar tantas explicaciones y/o no controlaban tanto el trabajo). Por eso, conviene que te plantees la posibilidad de pedir ayuda profesional. Muchas personas se han sentido fuera de lugar en algún momento de su vida o trayectoria laboral y lo han superado. Sobra decirte que las cosas se superan mejor en compañía que solos ya que solemos ser muy autoexigentes y poco objetivas con nosotras mismas.

Si le das la vuelta a la tortilla y ves el desorden como algo positivo, descubrirás que tu malestar te impulsa a aprovechar el tiempo y las circunstancias mucho más. Pero sobre todo, a que no te engañes y percibas ese momento como lo que es, un simple momento o situación que pasa. Todo en esta vida tiene principio y final. Nada dura eternamente.

Ahora , te voy a detallar una dinámica que te permitirá aflojar la rabia y la vergüenza y podrás expresar tu emociones sin miedo. Te invito a que te sientas como una niña o niño y dejes el ridículo y la corbata o tacón de lado. Ahora estás lista/o para liberarte y empezar a ordenar de nuevo. Te parece?

145H

Material: Tus Ganas + Tablet, móvil, ordenado con acceso a internet para las canciones (puedes descargarlas si quieres para ponerlas luego en un mp3) + folios y pinturas de colores + reloj para controlar el tiempo.

Para empezar pondrás música de ira, cólera (Pantera – Cowboys From Hell – escuchar aquí) y te pondrás a bailar, dejándote llevar por la vibración de la música. Grita!!! Golpea con los pies!!! Saca toda la rabia que tienes dentro!!! Desahógate!!! Pasados unos minutos, apagas y coges un folio con las pinturas. Vuelves a poner la música y expresas sobre el papel. Tus sentimientos no los del entorno, ok?. Guardas el folio detrás de ti.

Ahora ponemos la música de «mimo», ternura (John Legend – All of Me – escuchar aquí) y lo mismo. Te dejar llevar mientras bailas. Conecta contigo!! Acariciate!!! Abrazate a ti misma!!! Pasados unos minutos, apagas, coges otro folio y las pinturas. Vuelves a encender y escuchas la canción mientras expresas lo que sientes, con la música vibrando en tu mente y corazón.

No te sientas ridícula. Más ridículo es ir por la vida con pena y tristeza tatuada en la cara o hablar mal a tu compañero porque no te encuentras bien ni contigo, ni con el mundo entero. Más ridículo es sentirte infeliz, poco realizada o ninguneada porque no tienes las cosas claras ni hacia dónde ir.

Ahora, coge el otro dibujo y pon los dos enfrente de ti. Pregúntate: ¿Sientes que los dibujos expresan las emociones que has sentido mientras te dejabas llevar por la música?, ¿Te sientes avergonzada de tus emociones? ¿Has tenido miedo de expresarlas?, ¿Te has conectado con la rabia y con la ternura?

Déjate fluir! Llora! Ríe!

Cierra los ojos y piensa en donde estabas hace unos años… ¿Por qué te has desorganizado?, ¿Has tenido orden en algún momento?, ¿Qué te ha llevado a perderte?. Abre los ojos, da pasos, muévete en círculos. ObservaTe a ti misma y a tus sentimientos.

Coge otro folio y las pinturas y escribe cómo te sientes ahora, ¿Qué es lo que quieres para ti?, ¿En dónde puedes encontrarlo?, ¿Hacia dónde quieres ir?

* * *

Has generado consciencia de tu estado de ánimo y has aflojado esa presión en el pecho.  Confío en que tus ganas de saber más se hayan despertado. Ya estás preparada para sentarte delante de tu desorden.

¡¡¡GO!!!

140H

Un abrazo,

Yolanda

 

 

Dinámica para saber cómo desorganizarse conscientemente y salir de la encrucijada en la que estás.

#RedescubrirLaConsciencia #CómoTomarDecisiones

No te asustes si te digo que te tienes que desOrganizar… con lo que cuesta mantener el orden!, verdad? Me refiero a que, para organizarte en tiempos de cambio, primero conviene que te desOrganices para que sepas y veas lo que tienes, lo que necesitas y lo que ya no te vale. Y para ello, el orden no ayuda.

DesOrganizarse en tiempos de cambios es como desaprender hábitos para aprender otros nuevos y dejar espacio, tanto al cuerpo como a la mente, a que recupere un ritmo que había perdido por acomodarse, por rutina, por llevar muchos años haciendo lo mismo.

Hay una “dinámica” que me encanta y que te ayuda a saber “Cómo tomar o saber cuál es el siguiente paso”, es decir, cómo saber salir de la encrucijada en la que te encuentras. Es un modelo de toma de decisiones que está inspirado en The Personal Compass, desarrollado por la consultoría de San Francisco The Grove.

Con éste modelo desOrganizarás tu mente e incluso, te acordarás de mi y me echarás algún pecado. Tranquilx!!! No pasa nada!!! Estoy acostumbrada a las tormentas y a las posteriores calmas (te abrazo fuerte de antemano para darte fuerza 😉

Vamos allá!!!

En grupo (mínimo dos personas aunque te invito a que lo hagas tu solx!), os sentáis en círculo (en sillas o suelo, a vuestra elección) para poder visualizar a todos y cada uno de los participantes. Para abrir el círculo de un modo delicado y agradable, podéis usar algún objeto simpático a modo de pasapalabra y os lo vais pasando mientras os presentáis de un modo breve. Cada participante necesita papel y lápices de colores.

La persona que dinamiza explica en qué consiste, haciendo suyas las palabras:

-> Dinámica que te ayuda a saber “Cómo tomar o saber cuál es el siguiente paso”, es decir, cómo saber salir de la encrucijada en la que te encuentras. Es un modelo de toma de decisiones que está inspirado en The Personal Compass, desarrollado por la consultoría de San Francisco The Grove. Con éste modelo desOrganizarás tu mente y te dará pistas para encontrar el rumbo que necesitas en este momento.

* Si la DINÁMICA se hace DE TARDE: cerramos los ojos y, sentados con las manos en las rodillas, hacemos 10 respiraciones profundas. ¿Para qué? Para serenarnos de todo el día y empezar la dinámica de modo relajado y consciente. Si llegamos con prisas o hemos tenido un día duro detrás, conviene oxigenar y serenar la mente y el cuerpo.

* Si la DINÁMICA se hace DE MAÑANA: cerramos los ojos y, de pie, hacemos 10 respiraciones profundas. Una vez hechas las respiraciones, sacudimos las manos y las piernas, con movimientos, sin miedo a bailar, eliminando la “pereza” e inactividad de la noche.

Continuamos!

Explicamos que, en estos momentos de cambios e incertidumbre nos hallamos con indecisiones o encrucijadas que nos impiden qué camino tomar y/o hacia dónde dirigirnos. Incluso dudamos hasta de dónde venimos y cómo hemos llegado hasta dónde estamos. Para ello, pediremos a cada participante, uno por uno, nos haga un resumen de su vida. Lo que quiera o lo que se le ocurra en ese momento… por ejemplo, qué estudió, cuantos hermanos tiene, le gusta viajar o no, le apasiona leer… Algo breve.

Y al finalizar este resumen, entramos en acción:

1.- ¿De dónde vienes?

Pedimos a cada participante que piense (y escriba), de modo individual, en la educación que ha recibido, el entorno en el que ha crecido, cómo se ha convertido en la persona que es, cuáles han sido las decisiones más importantes que ha tomado, qué obstáculos ha tenido, quién o quiénes han influido más en su vida. Y que haga una lista de PALABRAS CLAVE de cada respuesta.

2.- ¿Qué te parece realmente importante?

Sin pensar, que escriba cada participante las primeras tres cosas que se le pasen por la cabeza. No hay que detallar nada. Y con esas tres cosas, responder: ¿En qué crees?, ¿Qué principios son más importantes para ti? Cuándo las cosas te salen mal, ¿a qué te aferras?

3.- ¿Qué personas son importantes para ti?

Aquí las personas a las que deben hacer referencia son personas importantes para cada uno, personas que cuando te dan su opinión valoras y esas opiniones influyen en las decisiones que tomas. También piensa en las personas que no te gusta que opinen o te den consejos y las personas a las que temes.

4.- ¿Qué te da rabia o te molesta?

¿Qué tienes que hacer en la actualidad y te impide pensar en lo que realmente te importa? ¿Tienes fechas en mente? ¿Qué o cuándo tienes que hacerlo?

5.- ¿De qué tienes miedo?

Escribe qué cosas, circunstancias o personas te debilitan, te consumen tu ánimo o energía o te preocupan.

Ya lo tenemos todo. Esta información es nuestro tesoro. Ahora, REPASAMOS:

-> ¿Qué crees que falta en todo lo que has escrito? ¿Qué temas aparecen? ¿Algunos son más recurrentes?

-> Las PALABRAS CLAVE son las palabras que cuentan las historia de cómo has llegado a ser la persona que eres ahora mismo. Si lo consideras, añade palabras con las que te sientas identificadx. Y observa los caminos que se abren ante ti. Te pongo 6 ejemplos de caminos y tú tienes que imaginártelos, uno a uno:

1º .- Camino que te hace señas: ¿algo que has querido intentar siempre anda por ahí?

2º.- Camino que sueñas, sea posible o imposible: ¿en qué sueñas?

3º.- Camino que te parece correcto, sensato y el que intuyes que la gente de tu entorno te sugeriría.

4º.- Camino que has considerado en algún momento pero que aún no has recorrido.

5º.- Camino ya recorrido.

6º.- Camino de vuelta: un lugar que ya conoces y en el que te sentías segura.

 

¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo novedoso, por primera vez? Compartid impresiones, caminos y sensaciones. En grupo, la energía de cambio es más potente y motivadora. Y es genial para sacar ideas!!!

En tu mano está! Tú decides!

 

Abrazos miles,

Yolanda

 

El día en que me apagué… ¿Cómo me volví a encender?

Hace un tiempo no muy lejano, aunque a mi me lo parezca, me apagué. Sí. No llegué a morirme pero mi interior se rompió en mil pedazos. Y no había una razón concreta. No sabía que estaba rota por dentro ya que, por fuera, todo el envoltorio era el de siempre o incluso mejor. Y pensaba que no había una razón concreta. Y no, no la había. Más bien había muchas razones por las que romperme pero no era capaz de ver ni sentir ese dolor tan desconocido para mi.

Había dejado de avanzar por mi misma para avanzar “por y para” los demás. Había olvidado… Y llegó la crisis. Comenzó el cambio.

 

¿Cómo ayudarte a ti misma/o si no sabes que te tienes que ayudar?!?! ¿Realmente una persona se puede romper por dentro y no saberlo? Pues parece ser que sí. Al menos, así me sentí yo cuando lo descubrí.

 

En la actualidad hay que estar al 100%. La publicidad así te lo enseña y la perfección es el pan de cada día. Perfecta físicamente. Perfecta familiarmente. Perfecta socialmente. Perfecta las 24 horas del día, los 365 días del año.

 

Tanta perfección genera prejuicios. Ser perfecta significa saber, ser y hacerlo todo perfecto. La perfección te hace daño. La perfección no te deja vivir… La perfección:

.- Hace que pierdas el control sobre ti mismo/a y sobre el entorno.

.- Te hace sentir culpable cuando tú piensas que no estás al 100%.

.- Te vuelves improductiva o produces lo mismo a cambio de perder tu salud.

.- Olvidas que los problemas no se solucionan gritando.

.- Ya no sabes escuchar de modo objetivo y nada de lo que te dicen te vale.

.- Genera falta de autoaceptación.

.- Te vuelve inseguro/a y dependiente.

.- Sientes que eres imprescindible y solo lo tuyo vale.

.- Y sobre todo hace que te creas que, si no te dedicas en cuerpo y alma a los demás, es porque eres egoísta.

 

Y cuando descubres todo esto, descubres que te has roto. Has perdido el control! Tu vida y tu trabajo se han apagado!!!

 

¿Cómo me puedo volver a ENCENDER!?!?! ¿Se puede?!?!

 

Claro que se puede!!! Aunque sentirás que TODA TU VIDA, personal y profesional, SE PONE PATAS ARRIBA. Nada es como era ni lo volverá a ser. Entonces? Permítete DESORGANIZARTE!!!

El desorden controlado hará que veas cosas que están enterradas debajo de un montón de papeles. Podrás descubrir tesoros en el fondo del armario. El desorden te permitirá saborear nuevos olores olvidados. Leerás lo mismo y lo entenderás de otro modo…

 

Permítete DESORGANIZARTE!!! ¿Y cómo?!?!?!

.- LimpiandoTe! De todos los extras que ya no uses en casa, en la oficina o en tu habitación. Vacíalo todo y te sorprenderá la de cosas que tenías sin usar o que ya habías olvidado que tenías. Limpia y/o elimina todo lo material que sobra en tu vida.

.- RenovandoTe!. Sintiendo que tenemos que dejar atrás esa etapa para crecer. Crecer para saber como aplicar nuestra experiencia, nuestro conocimiento y saber cómo enfocarnos de nuevo.

.- DejándoTe Ayudar! No veas como cuesta pedir ayuda! No es fácil pero tampoco imposible. Escoge a una persona con la que te sientas en conexión peeeero que sea neutral (la familia y los amigos ponen por delante el amor y el no querer hacernos daño) y objetiva contigo y con tus circunstancias.

.- DisculpándoTe contigo misma/o! La culpa no es buena consejera y junto con el miedo no te dejará avanzar. Perdona todo lo que hayas hecho porque el pasado, pasado está. Ahora, toca asumir el presente para poner piedras que sean de nuestro agrado en el futuro.

.- Escribe! Todo, todo, todo. Haz listas. Y más listas! Y más! No descartes nada. Dedica 10 minutos cada día a leerlas, a sincronizarlas entre ellas. Subraya! Pon flechas! Construye tu mapa que te servirá de guía. No te perderás si lo escribes todo!!!

.- Llora!! Y ríe!!! Llora y ríe todas las veces que sientas que debes hacerlo. Sobre todo, llora. Llora hasta el amanecer. Elimina toda la tensión. Deja de reprimir esos sentimientos que, socialmente, no podemos sacar. Hazlo en la intimidad de tu hogar o en donde más te plazca pero llora!! Y hazlo hasta caer rendido/a.

.- Medita! Y cuando digo meditar no hago referencia a sentarte 3 horas con los ojos cerrados. No! Camina centrando tu atención en algo. Siente el momento, el camino, el paseo que hagas. Escucha durante el tiempo que camines o estés sentado. Repite un mantra o canción que te permita dejar fluir los pensamientos y enfocarte en la vibración que emites al cantar o tararear. Esta es la limpieza interior.

.- Y ReúneTe! Para compartir ideas, generar cambios, asumir críticas. Empieza a mover fichas delegando, colaborando, haciendo participe a tu grupo, integrando sus aportaciones en la medida de los posible…

 

Porque realmente, funcionamos con los ordenadores. ¿Te has parado a pensar en ello? Cuando están llenos ya no van lo rápido que necesitamos y no encontramos los archivos con facilidad. Entonces, decidimos hacer limpieza o llevarlo a un técnico para que nos pase el antivirus. Nos enfadamos con ellos porque dejan de ser equipos eficaces y eficientes. Siempre es culpa del ordenador, de los demás. Nosotros, siempre lo hacemos bien, todo.

 

A nosotros nos pasa lo mismo! Tenemos que vaciar y eso conlleva un DESORDEN PREVIO. Después, volvemos a organizar(nos)…

 

Y volvemos a BRILLAR como antes. Nos hemos VUELTO A ENCENDER. Se puede!!!

 

Abrazos,

Yolanda

 

¿Realidades o Valores? ¿Conducta o Actitud?

Tal y como nos explica Stephen R. Covey en su libro, Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, todos tenemos muchos mapas en la cabeza, que pueden clasificarse en dos categorías principales: mapas del “modo en que son las cosas, o REALIDADES” y mapas del “modo en que deberían ser, o VALORES”.

 

Con estos mapas mentales interpretamos todo lo que experimentamos. Pocas veces cuestionamos su exactitud; por lo general ni siquiera tenemos conciencia de que existen. Simplemente DAMOS POR SENTADO que el modo en que vemos las cosas corresponde a lo que realmente son o a lo que deberían ser.

 

Y son estos supuestos los que dan origen a nuestras actitudes y a nuestra conducta. El modo en que vemos las cosas es la fuente del modo en que pensamos y del modo en que actuamos.

 

Y es en época de crisis, de cambios y de desorganización cuando se encuentran obstáculos en el camino que nos desequilibran, y entonces, nuestra actitud cambia y es la que determina una gran diferencia:

.- Podemos avanzar con prisa y enfocarnos en la conducta, aumentando así la velocidad que nos lleva rápido a ningún lugar o lugar erróneo.

.- O podemos enfocarnos en la actitud, con la cuál tampoco sabremos a dónde llegaremos pero, al menos, seremos positivos y nos sentiremos serenos, motivamos y felices en ese camino desconocido.

 

Abrazos miles,

Yolanda

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies