¿Cómo «bloquear» a personas tóxicas que te quieren sabotear una reunión o una clase?

¿Cómo «bloquear» a personas tóxicas que te quieren sabotear una reunión o una clase?

1.- Para nada te lo tomes como algo personal. Esa persona lo hace con una intención diferente a cómo tú te sientes. Si no te sientes atacada, esa persona se descoloca.

2.- No te alteres y, simplemente, manifiesta tu opinión: «¿por qué opinas así? o «para qué opinas esto o lo otro?»… Y ya. La autoconfianza que tengas en ti es clave para no ponerse a su nivel.

3.- Habla en primera persona. Por ejemplo: «siento que quieres decir esto, ¿es así?», de modo que la persona que te quiere sabotear toma responsabilidad sobre sus palabras y ve de frente que su estrategia no funciona.

4.- Nada de dudar o de sentir que no puedes. Exprésate con firmeza, serenidad y confianza. La clase o reunión es cosa tú y tú marcas las formas. Una cosa es opinar y otra «sabotear». Asume que esa persona no quiere llegar a un acuerdo sino imponer o anular. Ejemplos de respuestas: «Es tu opinión y la respeto», «Es tu forma de pensar y es muy respetable», «comprendo lo que dices aunque ahora mismo la única opción posible es…»…

5.- Evita los «pero» y sustitúyelos por «no obstante», o «aún así», o «aunque»… para ganar serenidad y no mostrar una negativa cerrada.

6.- Tú decides si tienes la última palabra porque la «manipulación» no es negociable, jamás! Y como ya sabes, no podemos caerle bien al mundo entero. 

Gracias alumna «especial» porque con tu actitud en estas 30 horas de clase, estoy aprendiendo más de lo que puedas llegar imaginar.

La liberación de contar un secreto.

A ver… te voy a contar un SECRETO desde la biblio 

Esta temporada estoy a «full» con algunas formaciones presenciales y con la creación de muuucho contenido nuevo.

👉 ¿Te dije que a finales de noviembre (que luego será diciembre 🤣) inauguro canal de TV en Youtube? Y….

👉 ¿Te he dicho que he dado más «bandazos» en mi vida que un pato mareado, hasta ENCONTRARME? Y…

👉 ¿Qué me costó un huevo reconocer mi alta sensibilidad y mi personalidad «loca&chispeante» porque tengo mi mente se dispersa con mucha facilidad? Alguna vez lo dejé caer. Ahora, lo verbalizo con orgullo. Pero cuesta, ¿sabes? Y… 

👉 ¿Sabes por qué cuesta RECONOCER todas estas cosas?

Porque nos da MIEDO mostrarnos imperfectas y vulnerables. (Si quieres que te hable de ello, escríbeme abajo y te escribo un artículo al respecto).

Este año decidí agarrar por los huevos a mi proyecto profesional 🍳 (diría ovarios pero no puedo agarrarlos bien) y… ¿sabes por qué logré tomar esta decisión? 🤔

Porque una vez que decidimos dejar atrás todo lo que nos conviene dejar, damos paso a un periodo de desenfoque horroroso. Y que mejor que pasarlo de una vez, no crees?. También damos paso a un fuerte desánimo emocional que nos regala pensamientos confusos y que condiciona todo lo que queremos hacer y decidir.

Así que, teniendo la posibilidad de crear una realidad “real” a partir de todo lo nuevo que se nos presenta, ¿por qué seguir dando vueltas a la mierda, bajo lamentos estúpidos?

Y… ¿ cómo conseguir salir del desenfoque y desánimo?. Pues:

Primero: sufriendo, pasando miedo, sintiéndote vulnerable, fea, imperfecta, cagándote en todo, llorando hasta cuando meas… porque las verdades duelen y que te pongan un espejo delante, jode que no veas.

Segundo: Identificando las viejas ideas que no te dejan ser tú, sentirte cómo eres en realidad, trabajarlas y soltarlas.

Tercero: Teniendo paciencia contigo misma. Y en grandes cantidades.

Cuarto: Prestando atención a tus ruidos mentales y cambios de humor. Que los tendrás. Y gordos!

Quinto: Aprendiendo a usar tus nuevos pensamientos en tu vida diaria porque siempre habrá alguien que lo flipe, te ponga en duda y te los quiera sabotear (ese alguien puede ser otra persona o tú misma).

Sexto: Tomando decisiones que apoyen todos estos cambios nuevos y que, por momentos, no querras tomar porque te sentirás insegura.

Pero aún así, merece la pena pasar por todo ello. TE LO JURO.

Abrazos miles!

¿Qué es un FALADOIRO?

¡¡¡Pues es ya está aquí! El primer FALADOIRO de muchos. El próximo día 10 en Atlántico Atelier&Arte en Vigo.

Y, ¿qué es un FALADOIRO? #Gallegos, ¿recordáis que, no hace mucho, nuestras abuelas se reunían en los «lavaderos» para charlar? Pues queremos recuperar esa ESENCIA. Queremos dejar de lado toda la tecnología, liberar las manos, la visión, la mente y PRESTAR ATENCIÓN de un modo diferente.

Vivir un “faladoiro” es vivir un “círculo”, vivir la experiencia de disponer de tiempo para nosotros, sin prisas, para mirarnos hacia dentro y conectar con lo que realmente estamos sintiendo, en compañía de otras personas de carne y hueso.

Queremos recuperar esa sensación de… “por el simple placer de hablar, sin buscar beneficios inmediatos, el beneficio es doble”

Además, estará con nosotros Hector Jesus Rodriguez Alvarez, que es el escultor de las obras que habrá ese día expuestas y conversaremos con él, sobre «creatividad y autoliderazgo personal». Será un tiempo de y para personas. Un tiempo de compartir, aprender y sentir.

Aquí la página del EVENTO  https://goo.gl/J4yDCV  para que sigáis todas las novedades. Y, RECORDAD RESERVAR PLAZAS porque son limitadas.

Deseando conoceros y compartir charla!

Abrazos!

Yolanda

¿Has echado a perder tu confianza? (Re) Constrúyela en 5 pasos.

Si reconoces que has echado a perder la confianza, puedes reconstruirla en 5 pasos y ganarás para contigo mismo, para con tus clientes, empleados, amigos y familia…

¿Sabías que la confianza es algo que no se puede dar por sentado? Creo que ya lo sabes, como también sabes que cuesta ganarla pero perderla, se pierde en un segundo.

Algunos, hagan lo que hagan, generan confianza, la gente habla bien de ellos y si comenten un error, se les da el beneficio de la duda. Por eso mismo, porque generan confianza y nos atrevemos a pensar que si fallaron, fue por algún motivo que se puede arreglar. Pero otros, son todo lo contrario, generan desconfianza desde el minuto uno y hagan lo que haga, generan sospechas, interpretamos mal cada comentario y cada acción es un razón más para no confiar en ellos.

Hace tiempo trabajé con una persona, jefe en aquel momento, cuya relación nació de la confianza inicial, el uno por el otro. Ambos empezamos bien. Llegue a su empresa con referencias y se suponía que ambos eramos competentes. Pero con el paso del tiempo (trabajamos codo con codo casi 4 años en dos proyectos en los que invirtió más de 400.000 euros que, al final, tiró a la basura), el mismo, destruyó su propia reputación en el sector y la confianza que el equipo teníamos en su persona.

No mantuvo su palabra porque olvidaba lo que decía con una facilidad pasmosa. Siempre exigía más de lo que daba. No seguía sus compromisos. Y lo que es peor, desde su perspectiva, la otra parte siempre era la que entendía mal, o hacía mal. Por desgracia en aquel momento (ahora lo veo como una suerte porque me valió de mucho en mis siguiente proyectos y para escribirte este post), me volqué más de lo debido, haciendo el proyecto como una parte de mi. Nadie confiaba ya en él, le cobraban de más porque no leía nada y para él pagar más era sinónimo de mejor. Sus colaboradores comenzaron a generar un ambiente tenso y las quejas empezaron a ser constantes.

Llegado ese punto me di cuenta de que ya todos dudábamos de todos. Y llegó el momento en que todo se echó a perder y ya no había equipo.

Es triste pero las cosas no se deberían de haber deteriorado hasta este punto. Se podrían haber tomado medidas específicas, dar pasos al frente nos hubiese ayudado a que él tomase el timón de la realidad y volviese a reconstruir la confianza de su equipo y colaboradores. Pero no quiso escuchar. Y así le fue.

Los cinco pasos específicos que valoro y que me han funcionado hasta ahora son:

Paso 1. Mantente fiel a tu palabra.

Si te comprometes a algo, hazlo. Sin excusas. Si no lo puedes hacer, comunicalo con honestidad para no dejar a nadie colgado y que lo haga otra persona o lo aplaces con consentimiento y acuerdo. Las personas tienen miedo de decir por «el que dirán o qué pensarán de mi» pero lo mejor es ser sinceros.

Paso 2. Sé puntual.

La falta de puntualidad también se carga la confianza. A veces, las circunstancias te impiden la puntualidad, pero lo puedes convertir en un hábito. Y, si llegas tarde, te disculpas. Genera empatía, y mucha, explicar de un modo breve los motivos por los que llegaste tarde.

Paso 3. Di la verdad

Te parecerá una broma pero es más difícil de lo que parece. Si queremos generar confianza, entonces debemos comprometernos a decir la verdad, incluso cuando sea difícil o embarazoso. La gente es más tolerante de lo que piensa. Nadie espera que seas perfecto pero sí esperan  que reconozcas tus errores, y que cuando la fastidies lo arregles. Simple, verdad?

Paso 4. Se transparente

La gente no confía en ti si no aprendes a compartir a sí mismo, con todos tus defectos y todas tus virtudes. Eso supone asumir un riesgo y también ser vulnerable, pero realmente hacer que generemosuna buena relación que es la base de la confianza.

Y ojo! tienes que ser auténtico porque si lo hacer «adrede» la gente se dará cuenta y se sentirá manipulada.

Paso 5. dar sin ningún tipo de condiciones

Tienes que estar dispuesto a compartir tus conocimientos, tu saber, tu compañía, sin esperar nada a cambio. Cuanto más das, más se construye la confianza. Y cuando hablo de dar, no hablo de darte a ti mismo como persona sino de los intereses, de los conocimientos, de la experiencia, de las conversaciones. Todos aprendemos de todos y nunca sabemos de quién vamos a necesitar.

 

¿Qué te gustaría que hiciesen los demás para generar confianza en ti? ¿Cómo se puede aplicar esto a la construcción de confianza con los demás a lo que has fallado en algún momento?

¡¡¡Cuéntame para aprender y crecer contigo!!!

 

¿Eres una persona empática en el trabajo? ¡Descúbrelo!

La empatía es clave en cualquier aspecto de nuestra vida pero, sin duda, cobra especial importancia dentro del entorno laboral con el que debemos convivir cada día. Hoy nuestra experta nos ha dado unas pautas para comenzar a practicar la empatía en el trabajo. ¡No te pierdas lo que nos ha contado!

Después del artículo anterior, claves para afrontar las críticas en el entorno laboral, en el cual la empatía era a clave principal, hoy te traigo una serie de aspectos clave para generar dicha empatía potenciando así, las emociones positivas.

Fomentar la empatía debería ser un hábito a cultivar diariamente porque influye en nuestro desarrollo profesional y en nuestra vida personal lo que, a su vez, haría nuestra vida en general mucho más gratificante y aportaríamos mucha más energía realista y positiva a nuestro entorno.

Claves para ser más empáticas

La primera clave: No vaciarnos como si fuésemos simples bolsas a reventar. Cada vez que hacemos un comentario negativo, vaciamos un poquito de nosotros y en el fondo, nos hace sentir mal cuando somos conscientes de ello. Analiza tus conversacionesy contrólate cada vez que desees hacer un comentario negativo. Si son los demás los que critican o se ríen de otros, haz algo al respecto y hazles ver que las actitudes negativas no arreglan nada sino todo lo contrario, empeoran la solución de problemas o el ambiente en el que se dan esas críticas o malos comentarios. Evita entrar en esa espiral y verás lo bien que te sientes. Si el contrario no atiende a razones o no sabe vivir sin ridiculizar al resto, aléjate de lo máximo posible por tu bien mental y por tu salud emocional.

La segunda clave: Destaca lo que sí funciona. Destacar lo positivo no resta valor a lo negativo pero lo minimiza. Si te pasas la vida sacando lo peor de la gente no pretendas recibir a cambio sonrisas y buenas actitudes. En cambio, si sonríes, rectificas u opinas de buenas maneras, obtendrás lo mismo de vuelta.

Y la tercera clave: Rompe con el refrán “haz a los demás lo que te gustaría que te hicieran a ti”. Cámbialo por “haz a los demás lo que ellos se harían a sí mismos”. ¿Por qué de este cambio tan “ilógico”? Pues porque el reconocimiento que los demás reciben de nosotros contribuye a dar forma a su identidad y logros futuros.
Y, ¿cómo detecto qué es lo que le gusta a los demás si no soy adivina? Muy fácil, solo tienes que preguntar.

Te pongo tres ejemplos para que no pienses mal de mí afirmación:

  • Sé que no le gusta a mi compañero que le llamen Juan Luís, entonces pregunto: ¿cómo prefieres que te llame?
  • No le gusta nada hablar de su vida privada y es borde cuando le preguntas al respecto, entonces cuestiono: ¿cuáles son tus aficiones o intereses de los que te gusta hablar?
  • No soporta que lo corrijan cada vez que expone ante todo el departamento de ventas, entonces pregunto: ¿qué tipo de comentario prefieres?, ¿lo prefieres en privado, por escrito, por mail o que no te comente nada?

Si preguntamos, sabremos la respuesta correcta al respecto y en ese justo momento obtendremos las claves para actuar en consecuencia.

Colaboración para Enfemenino.com (Leer aquí).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies