¿Qué es un FALADOIRO?

¡¡¡Pues es ya está aquí! El primer FALADOIRO de muchos. El próximo día 10 en Atlántico Atelier&Arte en Vigo.

Y, ¿qué es un FALADOIRO? #Gallegos, ¿recordáis que, no hace mucho, nuestras abuelas se reunían en los «lavaderos» para charlar? Pues queremos recuperar esa ESENCIA. Queremos dejar de lado toda la tecnología, liberar las manos, la visión, la mente y PRESTAR ATENCIÓN de un modo diferente.

Vivir un “faladoiro” es vivir un “círculo”, vivir la experiencia de disponer de tiempo para nosotros, sin prisas, para mirarnos hacia dentro y conectar con lo que realmente estamos sintiendo, en compañía de otras personas de carne y hueso.

Queremos recuperar esa sensación de… “por el simple placer de hablar, sin buscar beneficios inmediatos, el beneficio es doble”

Además, estará con nosotros Hector Jesus Rodriguez Alvarez, que es el escultor de las obras que habrá ese día expuestas y conversaremos con él, sobre «creatividad y autoliderazgo personal». Será un tiempo de y para personas. Un tiempo de compartir, aprender y sentir.

Aquí la página del EVENTO  https://goo.gl/J4yDCV  para que sigáis todas las novedades. Y, RECORDAD RESERVAR PLAZAS porque son limitadas.

Deseando conoceros y compartir charla!

Abrazos!

Yolanda

Decálogo de Vida de un Espíritu Valiente

Ayer escribí esta publicación en Facebook:

Ayer hice un extra de trabajo (me acosté tarde y me levante temprano) porque hoy tocaba masaje descontracturante y energético al mediodía. Si le sumas premestrual y mente hiperactiva… a estas horas, ya estoy muerta. Me voy a dedicar una horita con mi saco de semillas caliente y aprovecho el tiempo para mis lecturas pendientes. ¿Qué cómo lo hago?:
1. Tengo claro lo que quiero.
2. Estoy enfocada.
3. Mi plan de acción está por escrito.
4. Estoy organizada al milímetro con margen para cambios.
5. Digo No cuando así lo siento y no me siento culpable.
6. Pido ayuda para dedicarme tiempo para mí y ya no me siento culpable.
7. Priorizo porque no todos los días son iguales.
8. Medito para ser consciente de mi respiración y darle a mi mente y cuerpo tranquilidad.
9. Si siento miedo, lo hago igual.
10. Sólo tengo una vida así que quiero vivirla y no «correrla».
¿Cómo haces tú?

Y ALUCINÉ con la cantidad de comentarios recibidos por privado (que si yo voy a contrarreloj, que si yo no soy capaz, que si yo no tengo tiempo para pararme a meditar, que si mis niños son pequeños, que si te admiro, que si estoy agobiadísima, que si no sé cómo eres capaz…). Y, de verdad, que soy de carne y hueso como vosotras. Que también lloro, que me desbordo hasta tirarme de los pelos, que hay días que no llego ni a la mitad (como ayer)…

La CLAVE (que me dio pie al decálogo que te puedes descargar al final) está es ser conscientes de ello, que somos HUMANAS, en asumir que la PERFECCIÓN NO EXISTE y en que:

1. Debes tener claro qué es lo que QUIERES. ¿Te has parado a pensar en ello? ¿Quieres vivir pagando una hipoteca a 40 años o vivir de alquiler y meter en una cuenta que produzca por si sola, los intereses que te ahorras? ¿De verdad quieres gastar un dineral en unas vacaciones de 15 días en una isla desierta o mejor disfrutar de un masaje todos los meses, los 12 meses del año? Párate a reflexionar y descubrirás deseos nuevos.
2. Si tienes claro lo que quieres, podrás estar ENFOCADA y avanzar, paso a paso, día a día, con constancia sin perderte por el camino y ansiando cosas que no van contigo pero están de moda.
3. Para estar enfocada, debes tener tu PLAN DE ACCIÓN por ESCRITO.
4. Estar ORGANIZADA al milímetro aunque con margen para cambios, imprevistos y cosillas que surgen sin más.
5. DECIR NO. Sin sentirte culpable porque no te lleva a nada. TÚ ERES LO PRIMERO, sí o sí.. tú y tu familia. Por ejemplo, te piden que les hagas un recado y habías quedado en ir a la pelu. Pues te vas a la pelu y punto (excepto urgencias mayores). Yo, en estos casos, me suelo preguntar: ¿Cuánto de bueno es para mi, por ejemplo, hacerle el recado a mi hermana? O ¿si yo no estuviera, cómo se tendría que organizar mi hermana para hacer sus recados?. Y te lo digo con conocimiento porque, las que curramos para nosotras, el resto del mundo se piensa que no hacemos nada y que podemos aprovechar nuestros trayectos para hacer los recados de media familia. Lo siento pero, va a ser que no. Y no miento ni doy justificaciones tontas. Simplemente, no puedo o no me va bien y ya no hay más que explicar.
6. Saber PEDIR AYUDA cuesta un mundo. Al menos, así lo sentía yo. Pero poco a poco fui pidiendo cosas pequeñas, a modo de prueba hasta que la vida me dio un palo y tuve que pedir ayuda, sí o sí. No veas cuando me jodió pero era la última opción que tenía. Desde esas, pido ayuda. Y, ¿sabes por qué cuesta tanto? Porque nos han educado como si fuésemos supermujeres de hierro. La cultura, la sociedad, la educación. Está mal que nos dediquemos tiempo y nos sentimos culpables por ello. 

Algunas me habéis preguntado, QUÉ ES PARA MI PEDIR AYUDA así que ya aprovecho para contaros:

* He hecho malabarismos para CRIAR a mis hijos (no he delegado su cuidado a nadie porque no tenemos abuelos que los cuiden y no me apetecía, en su momento, ganar un sueldo «x» para pagar a otra persona así que estos últimos años he ganado menos y entre mi marido y yo, nos hemos encargado de los niños. Sí se puede. Y sólo lo descubres cuando no te quedan más cojones o así lo decides aunque le mundo no lo entienda. Así de claro. Así de simple. Y como crecen cagando leches, ya tengo un hijo de 9 años y otro de 5 años. HA MERECIDO LA PENA, TOTALMENTE porque ahora sí tienen edades geniales para echar mano de otras personas adultas, en momentos determinados. No es lo mismo dejar un bebé de un años que un niño de 5 años).

** En marzo de este  año, y después de mucho buscar, encontramos a una compi muy especial, que me echa un cable en casa, hora y media, dos días a la semana pero que, si algún día la necesito por turnos contrarios a mi marido y tengo algo importante de trabajo, se queda con los niños. Este verano se ha quedado dos veces y los niños están encantados. Esta DECISIÓN fue la más DIFÍCIL porque meter a alguien en casa, como que no lo teníamos muy claro pero sabía que, cuando fuese el momento, llegaría la persona idónea. Soy de las que fluye e intuye. Y llegó. Recomendada por una vecina. Es administrativa, de nuestra quinta y la crisis de 2008 la llevó a cuidar a ancianos. Esa situación hizo que descubriera lo bien que se le daba y lo que disfrutaba por lo que se formó para ello y de ahí, le salieron un par de casas. En una estuvo los últimos 5 años de una «abuela», en una familia fantástica y ahora está haciendo compañía a otra señora mayor de tardes, en la residencia en la que está. Así que, un par de días a la semana, de mañana está en mi casa, y de tardes, hasta el momento, cuando lo he necesitado, a sido justo cuando ella sale de trabajar en la otra casa. Y confío mucho en que mi proyecto crezca y ella vaya creciendo conmigo. Y si le surge algo, felices de que así sea pero, de momento, la disfrutamos nosotros.

*** Como PAREJA pues nos hemos inventado salidas delante de la tele, hemos aprovechado siestas para «mimarnos» a escondidas como adolescentes y mil cosas más (jajaja, no te lo puedo contar todo) porque eramos conscientes de que los niños crecen. ¿Qué son 9 años que dedicas a los hijos, de un modo más intenso, frente a los 80 o 90 que duramos? No es nada! El tiempo vuela y en nada serán ellos los que nos manden de paseo a nosotros.

**** A nivel ORGANIZACIÓN, han sido 9 AÑOS SIN AYUDA EXTERNA por lo que aprendí a SIMPLIFICAR mucho TODO. Poca ropa, toda combinable entre sí, la casa sin mierdas a las que sacar polvo, los muebles funcionales, la colada tendida en perchas, la comida sencilla y sana (cocino en olla exprés que en 10 o 15 minutos la comida está hecha, si uso el horno lo programo por la mañana y tengo la comida recién hecha, también uso la thermomix , etc, etc, etc.

Y sobre todo, mucha COMPLICIDAD CON MI MARIDO. Seguimos!


7. PRIORIZAR te permite saber qué es lo importante para hacer porque no todos los días son iguales y no todo es urgente aunque creamos que sí. A veces confundimos priorizar con cabezonería de «lo hago ahora por que sí» y resulta que no tenía porque hacerse en ese momento.
8. MEDITO. SI. Tengo el culo quieto más de 10 minutos! Ohhh! Quién me lo iba a decir a mi hace un par de años!!! Pues lo hago para ser consciente de mi respiración, que siento que es como mi gasolina y así consigo darle a mi mente y cuerpo tranquilidad y sosiego.
9. MIEDO. Es bueno tenerlo. Yo tengo miedos. Muchos. Pero aunque tenga miedo, lo hago igual. De verdad. Por ejemplo: con el plan financiero del proyecto. Tenía miedo, mucho miedo de enseñárselo a quien, ahora, es mi mentor de las finanzas. Y menuda bronca me cayó!. Lloré de la rabia pero así mi parte de responsabilidad y me negué a seguir con quién me lo llevaba porque me llevaba de cabeza a un agujero negro. Delegué sobre quien no debía y no podía seguir así. Y mereció la pena! Que la culpa también fue mía, eh! pero tenía miedo de AFRONTAR LA REALIDAD… es decir, mejor con la cabeza bajo el ala que afrontando la situación… eso lo produce el miedo. Y no merece la pena! De verdad que no.

Y por último, y lo más importante para mí que ya estoy más cerca de los 40 que de los 30… ¡Tengo 37! ¡Ouyeah!  Estoy en el ecuador de la vida y no sé si me jubilaré, tal y como va el tema en los autónomos!!! Pues eso… el punto más importante:


10. SÓLO TENEMOS UNA VIDA! Y YO QUIERO VIVIRLA Y NO «CORRERLA». Es decir, quiero ser consciente de lo que hago, disfrutarlo, aportar valor a los míos, a mi misma. Siempre digo lo mismo: nada que no pueda llevar conmigo en la caja de pino me debe sacar el sueño, día a día.

Que no siempre me acuerdo, ojo! Por eso te animo a que, como yo, IMPRIMAS EL DECÁLOGO de VIDA de un ESPÍRITU VALIENTE para que, al menos, a diario, le eches un vistazo.

Puedes colocarlo en el espejo del baño, en la puerta de la entrada, en la pared de la mesita, en la puerta de la nevera… en donde tú quieras pero por favor, descargarlo (está en pdf) y léelo a diario.

Descargar

DECÁLOGO de VIDA de un ESPÍRITU VALIENTE

Por qué el cansancio se ha hecho tu amigo inseparable. Claves para despedirlo.

Sientes que no duermes, ni descansas los suficiente, que tu alimentación deja mucho que desear y que el ejercicio se lo dejas a los demás. El perfeccionismo te machaca y presumes de ser multitarea aunque caigas de culo solo con pensar en lo que te queda por delante…

Sientes que lo tienes que hacer, todo, sí o sí, por los motivos que sean. Y aunque no es algo que te haga bien, sí puedes «recuperar» energía con algunos truquillos:

1.- Sal a pasear al aire libre, aunque sea una vuelta a la manzana de la oficina. Tan solo te llevará 10 minutos y el levantarte ya te despejará. Lleva contigo una botella de agua fresca para dar sorbitos e hidratarte.

2.- Busca en «google» estiramientos para hacer en la silla o en el aseo. Serán 5 minutos que te activarás. Y 5 minutos cada día, son mucho minutos a fin de mes, verdad?.

3.- Respira. Pero hazlo bien. Busca quién te ayude (un profe de meditación o yoga) o busca en internet. Tenemos vídeos buenísimos a nuestro alcance!

4.- Si puedes, pon música de esa que te «pone» y te dan ganas de comerte el mundo cuando la escuchas. No hace falta que sean 2 horas pero ir a echar un pis y volver (con los cascos puestos para no asustar al personal que te rodea) hará que te cambie a cara!

5.- Aunque te parezca una tontería, busca un aceite esencial que te guste, que te relaje y echa unas gotitas en la almohada para favorecer el descanso. Si eso, lo acompañas de la lectura de un par de «hojas» (nada de móvil, tablet o libro electrónico) de un libro motivador, tu sueño será diferente porque le estás dando algo a lo que aferrarse para descansar y relajarse.

Sí… menudos consejos salidos de la Universidad de Pensil…nosequé… Pero es que hemos olvidado la lógica y son, estos pequeños detalles, los que necesitamos en los momentos jodidos.

Cuando tu coche tiene un ruido, lo llevas al taller cagando leches o la reparación te costará cara, verdad? Nuestro cuerpo, no tiene repuestos inmediatos y el coste es mucho más elevado. ¿Cómo lo ves?

 

Instructora de alma y corazón. No te examines cuando así lo sientas.

Ayer FINALIZÓ mi retiro de tres días junto a mi shanga sagrada. Después de estar un año con la instrucción y pasar un año INTENSO, emocionalmente hablando, decidí NO EXAMINARME. Así como también decidí TATUAR en el alma las palabras de mí maestro:

«Recuerda que para mí y para todos tus compañeros, eres una INSTRUCTORA MÁS».

Y es verdad. Hoy, que dediqué parte de mi día al agua del mar, así lo sentí. Soy una instructora de alma y corazón. ☆

Y, ¿POR QUÉ NO EXAMINARME?

Pues porque en todo este tiempo descubrí que cuando haces una instrucción esperando solo un título entonces, tu conocimiento no es honesto y tu sabiduría se ve contaminada por el ego. Es el corazón el que te dice y te hace sentir que la verdadera compasión y conocimiento solo llegan si los acompañas de práctica, y práctica, y práctica.

Por todo ello he decidido ser honesta conmigo misma y con el linaje… sanarme de un modo diferente al establecido por la sociedad…darme el tiempo y la reflexión y que necesito… recuperar mi esencia personal… Seguir practicando, sintiendo, mejorando y que sea mi intuición y no mi ego la que decida cuando es el momento de pasar esa prueba final que da un nuevo comienzo más.

Eso sí! !! He recibido mi diploma de LINAJE «JAMYANG YOGA» cuyo nombre es DAWA PALMO y significa «Luna radiante». Orgullosa de saber que esa luna a la que tanto respeto, medito y escucho es parte de mi espiritualidad sincera.

GRACIAS INFINITAS maestro Javier Akerman.

GRACIAS Shanga de mi alma por vuestros mensajes y comprensión. Nos vemos en el camino mis seres de luz!!! Silvia J. Fernández Jamyang Pu Natalia Kozyreva Rubén Yoga Satyagraha Lida Izquierdo Fros Segundo Rego Ana V.R Manuel Méndez y más compis.

Yolanda Fortes, Dawa Palmo

Como @BeaHervella de #Whatoweather ha cambiado la comunicación entre meteorología y moda.

El pasado sábado 18 de junio disfruté de un #DesayunoRosland en El Corte Inglés de #Vigo y tuve la fortuna de abrazar a Rosina Landó de Rosland Personal Shopper y conocer personalmente a la invitada de honor y  meteoróloga, Bea Hervella de Whatoweather.

Hablamos de dicha (app) aplicación en la que se mezclan condiciones meteorológicas y la ropa a poner según el tiempo y de como ha cambiado la comunicación en estos últimos años.

¿Puede ser posible que el tiempo te diga que en determinadas ciudades las personas son más funcionales, en otras la gente es más arriesgada y en otras la gente marca tendencia? Pues sí! La climatología habla. Y la ropa también.

El mercado laboral ha cambiado mucho, al igual que la comunicación, tanto interna como interna. Se nos han abierto ventanas virtuales que nos permiten llegar a todo el mundo y eso genera más aprendizaje, más conocimiento, más oportunidades de crecimiento, personal y profesional, más, y más, y más.

Hablar de marca personal es hablar de valor añadido, de presencia más allá de lo conocido, de nuestro habitat natural y cómodo. Si quieres posibilidades, debes diferenciarte, como persona, como profesional, con tu esencia. Da igual que fusiones, que mezcles, que pruebes. Tú eres tú!

¿Quién le iba a decir a Bea que, hace 10 años, sus circunstancias personales y profesionales la llevarían a mezclar su experiencia como meteoróloga y moda? El cambio es real. El cambio cuesta y mucho pero es real. Posiblemente, pensarlo, da miedo pero debemos romper el tópico de «nadie es profeta en su tierra».

Bea se ha tenido que reinventar completamente con 36 años (yo con 32) y en cuestión de 4 años ha logrado lo inimaginable aunque sí es cierto, y reconoce abiertamente, que el coste ha sido muy alto, muy duro y luego, tener éxito o no, que ya no depende al 100% de una misma sino de muchos factores. Y lo más importante, una alta autoestima para destacar, sea llevando un abrigo amarillo, aletas de nada en los pies o con una presentación espectacular y diferenciadora.

En arriesgar está la clave aunque la mentalidad, nuestra mente, es la que determina si el miedo nos apoya o nos destruye. No conviene darlo todo de golpe sino paso a paso.

Los cambios son constantes y continuos, tanto en tu proyecto de vida como en tu proyecto de negocio lo que, para bien o para mal según quién lea, tienes que unirte a grupos (nunca trabajes sola) para sentir apoyo, para sentir aliento. El mundo ha evolucionado y determinados sectores no lo dan asumido. Determinadas mentes no lo dan asumido.

Aunque la mayoría de las presentes eramos emprendedoras, es cierto que no es recomendable lanzarse a la aventura, de golpe y porrazo, dejando trabajo, vida y todo lo que tienes para emprender tu pasión y sueño. Cuando no queda otra, adelante! Pero emprender, también se puede emprender dentro de la empresa, granito a granito, desde tu mesa de trabajo, desde el cambio en tu tono de voz al teléfono, desde tu silla, haciendo ejercicios de relajación/meditación cada dos horas (si estás mucho tiempo sentada) o ejercicios de yoga (no te lleva más de 3 minutos moverte un poco) si estás muchas horas de pie.

Sí, sí. Tal cuál.

Emprender dentro la empresa se puede desde las nuevas competencias y el bienestar tan olvidado. Tenemos que romper con la mentalidad de empleados tradicionales, buscar nuestra esencia sin exageraciones todo a través de la motivación para el logro, la flexibilidad, ser capaces de orientarnos al cambio, captar la velocidad que llevamos.

Romper el humo y el tabú a través de bienestar es la base de las personas y los trabajadores actuales, sean trabajadores por cuenta propia o por cuenta ajena. El cambio comienza dentro de nosotros mismos y lo hemos olvidado. La transformación digital nos ha hecho dejar atrás la parte de las personas y recuperar lo perdido.

No nos puede dar miedo el cambio porque ya es algo evidente. Pensamos que emprender es la única opción viable en tiempos de crisis o de cambios cuando muchas veces la renovación y el reciclaje comienza dentro de la empresa en la que estamos y es en donde más podemos aportar inicialmente. Como personas, no siempre hace falta dejarlo todo para empezar de cero. Que tú, dentro de tu empresa o puesto de trabajo seas ese punto de diferenciación, ese punto de apuesta por el bienestar, motivación, una mejora… dentro de tu entorno, que seas tu misma una «generadora de cambio».

Si no empiezan desde arriba y empezamos desde abajo, ya estamos dando ideas a los superiores, por muy pequeñita que sea. La idea es aportar y probar, no imponer. Estamos muy acostumbrados a que nos impongan lo que tengamos que hacer, y ahora, muchas veces nos cuesta tomar decisiones por miedo. El ritmo laboral y personal del que venimos se basa en un protocolo marcado que cumplo a lo largo de mi vida, hasta llegar a mi jubilación.

Ahora, realmente, nos hemos dado cuenta que hemos perdido algo innato, que el poder de decisión, porque lo hemos dejado de utilizar. Muchas de las competencias que ahora están de moda son competencias innatas pero que como personas hemos olvidado. Y, a veces, es mucho más fácil aprender algo nuevo que recuperar algo que hemos dejado de practicar.

Las ideas que se cultivan en estos desayunos es que, poco a poco, vayamos generando cambio de una forma práctica, sencilla y honesta. Tenemos que ser como el bambú: flexibles, adaptables, irrompibles. Claro que duele! Por supuesto! Pero no nos podemos rendir.

Si hemos evolucionado y estamos aquí es gracias al cambio y la adaptación de nuestros ancestros. El mundo no ha desaparecido porque se ha adaptado. Es cierto que muchos se han quedado por el camino así que no seas tú uno de ellos!!!

¡¡¡Recupera tu lógica!!!

A lo mejor eres de las que no ve el emprendimiento como un camino viable pero lo que sí puedes es modificar el entorno en el que estás y en la empresa en la que estás. Dirás que es muy difícil, porque la empresa privada y grandes empresas parece que sí desde fuera pero dentro, en su interior, son como dinosaurios. Sí. Pero en tu mano está que generes sentimiento de grupo y como comenté más arriba, aportes granito a granito, desde tu mesa de trabajo, desde el cambio en tu tono de voz al teléfono, desde tu silla, haciendo ejercicios de relajación/meditación cada dos horas (si estás mucho tiempo sentada) o ejercicios de yoga (no te lleva más de 3 minutos moverte un poco) si estás muchas horas de pie.

Ha sido un desayuno maravilloso acompañada de Raquel Rey Armesto, bloggera en Rachel’s Fashion Room, de Andy González, bloggera en This is your Fashion Moment, de Sierra Joyeros Vigo, María e Infinitum Ecomerce entre otras…

Un desayuno de lujo y placer aderezado de mucha comunicación, amor por nuestra ciudad y proyectos fantásticos con muy buena vibración.

¡Deseando repetir para el siguiente!

xo

Sosiégate antes de entrar a reuniones complejas.

¿Sabes que hay gestos (mudras*) que, usados de modo constante y consciente, nos ayudan a mejorar nuestra actitud ante los conflictos, nos ayudan a aumentar nuestra vitalidad en momentos de cambio, a sosegarnos antes de entrar a reuniones complejas? 😉

El mudra de la foto te permite eliminar toxinas y cargarte de energía. Se constante. Todos los días, de 3 a 5 minutos, 2 o 3 veces al día Lograrás claridad y conciencia interior, de esa de done sale la alegría, la calma y el amor interior.

* Los mudras o yoga de las manos se basa en ejercer una ligera presión al mantener, durante unos minutos, una determinada postura con los dedos. Esto genera una energía que ayuda a recuperar el equilibrio de determinado órgano o estado emocional, de tal manera que armonizamos procesos físicos o mentales, casi con la misma eficacia que si hiciésemos yoga con todo el cuerpo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies