Sosiégate antes de entrar a reuniones complejas.

¿Sabes que hay gestos (mudras*) que, usados de modo constante y consciente, nos ayudan a mejorar nuestra actitud ante los conflictos, nos ayudan a aumentar nuestra vitalidad en momentos de cambio, a sosegarnos antes de entrar a reuniones complejas? 😉

El mudra de la foto te permite eliminar toxinas y cargarte de energía. Se constante. Todos los días, de 3 a 5 minutos, 2 o 3 veces al día Lograrás claridad y conciencia interior, de esa de done sale la alegría, la calma y el amor interior.

* Los mudras o yoga de las manos se basa en ejercer una ligera presión al mantener, durante unos minutos, una determinada postura con los dedos. Esto genera una energía que ayuda a recuperar el equilibrio de determinado órgano o estado emocional, de tal manera que armonizamos procesos físicos o mentales, casi con la misma eficacia que si hiciésemos yoga con todo el cuerpo.

Inseguridad en el trabajo (con mudra para tener a mano)

Sí. Tal cual lo lees. Insegura. Pero, pero, pero… ¿cómo es posible?, ¿yoooo?.

Pues sí. Porque no soy perfecta. Y porque el cambio, a veces, produce miedo, inseguridad y hasta te vuelve tímida.

Nadar en aguas nuevas puede ser motivo de una falta de confianza, tanto en una misma como en los demás.

Es como ir en un coche de carreras y sentir que no tienes control sobre él, pero tampoco confías en el piloto…. entonces, apañados vamos!!!

¿Qué ocurre cuando me siento insegura?

Adopto mecanismos de defensa. Si no estoy segura de mis capacidades, me pondré excusas a cada paso que dé. Si no confío en mí, empiezo a aislarme y todo lo hago para sentirme a salvo y segura. Y eso, tan solo son excusas. Si no confío en mi misma, ¿quién confiará entonces?

¿Cómo hago frente a mis inseguridades?

Lo primero, reconocerlo. Tengo que reconocer que no soy de piedra, que siento, que tengo dudas, lagunas y malos momentos. Reconocerlo no me hace débil sino más fuerte!.

Lo segundo, centrarme en lo que tengo, en lo que siento, en lo que soy. Dejar de buscar fuera, de buscar en los defectos, de destacar mis carencias. Lo que tengo no lo tengo así que a trabajar con lo que sí tengo, y con lo que quiero. Luego, ya perfeccionaremos.

Y por último, relajarme. Sí. Lo siento. Sé que soy muy pesada con ello últimamente pero con letras escritas no puedo transmitirte ni la cuarta parte de lo que me ha supuesto a mí la meditación y el yoga.

Mi actitud debe ser la de la aceptación de lo que me ha tocado vivir, de la realidad que tengo aquí y ahora.

De nada me vale enfadarme y revelarme. Tengo que ser consciente de lo que tengo (si medito, consigo ser consciente) para hacer frente del mejor modo posible. Y eso hace que me sienta mejor conmigo misma lo que, a su vez, hace que la inseguridad vaya desapareciendo por sí misma, dando paso al alivio, a la serenidad y a la satisfacción por el presente y por lo que tengo.

Si te lo crees, lo tienes todo ganado! Tú eres la única y verdadera razón de vivir.

Quiero compartir contigo un mudra. Sí. Un mudra que podrás usar cuando te sientas insegura. Así, de ese modo, lograrás ser consciente de ese sentimiento y estado mental y, por lo tanto, podrás cambiarlo. Si te sientes segura:

.- Rindes mejor.

.- Afrontas mejor los cambios.

.- Tomas mejores decisiones.

.- Te encuentras mejor contigo misma y eso es lo que transmites a los demás, sea familia, pareja, amigos o compañeros de trabajo.

Mudra Confianza en una misma

Confianza en una misma. Estoy segura.

Apunta con tus dedos indices hacia arriba y con los pulgares al corazón.

Repite mientras respiras pausadamente:

Seguridad en mi misma.

Confianza en mí misma.

Conciencia de mi misma.

¡¡¡A qué esperas!!!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies