Estaba yo pensando…. y me pregunto en alto para recibir vuestras respuestas. ¿A qué asociáis la palabra ambición?

¿Es posible ser tremendamente ambiciosa y mantener la paz interior? ¿O es que hablar de éxito significa que de alguna manera la ley espiritual hace que nosotras mismas estemos fuera de sintonía con el universo?

Mmmm! Ser espiritual no es sinónimo de pobreza por lo que si tengo éxito es porque lo comparto con el mundo y el mundo me devuelve lo que le dí. De un modo u otro, si ayudo, me ayudan, si doy, recibo… y éxito no es opulencia sino mi éxito, mi paz, mi serenidad, mis necesidades cubiertas, ofrecer lo que tengo, recibir lo que me dan…. Creo que es sinónimo de cordura, de trabajo duro, de satisfacción personal, de dar forma a los sueños de la vida…

Aquí tienes una de las muchas conversaciones que surgieron como respuesta a mi pregunta:

Respuesta:

Mmmm….. pues cuando te leía algo me rechinaba. Ambiciosa… esa palabra me da escalofríos! Y ahí hay algo. La ambición es tan buena! Pero me veo a mi misma no peleando, no destacando, no creyéndome «más» porque no está bien. Mi madre tiene algo que ver en todo esto… mmm. Gracias Yolanda Fortes por abrirme la puerta

A lo que yo respondí:

Creo que tenemos más MIEDOS de los que creemos y TOCARLOS, duele. Pero claro! Si queremos lograr cosas, tenemos que romper con esos bloqueos. No es fácil pero sí podemos empezar a usar las palabras de modo correcto. Esto es como cuando te insultan y te llaman bruja o zorra… nosotras somos las que tenemos que decidir si nos ofendemos o no y destacar que los significados reales son con los que nos quedamos: BRUJA = viene de la palabra Wica, significa mujer sabia, el símbolo de una bruja en cualquier sitio o sentido simboliza la energía femenina y sabia que todos llevamos dentro, puede significar perfectamente nuestra sabiduría latente, ya puede ser en un hombre como en una mujer, porque todos poseemos energía femenina. ZORRA = persona astuta.

Y la respuesta de mi lectora fue:

Totalmente Yolanda Fortes. Cuando lo leía oía a mi madre… creo que hay algo que rascar ahí. Qué bueno ser consciente. Me ha venido un miedo «no ser suficiente para ella» como si ser ambiciosa, querer poder, dinero o bienestar fuese algo malo, y tiene que ver con mi abuela también… te honro por haberme abierto la puerta de nuevo. Gracias!

Es increíble como el miedo adquirido sigue dominando nuestras carreras profesionales como mujeres.

Os quiero infinito mis #EspíritusValientes

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies