Si reconoces que has echado a perder la confianza, puedes reconstruirla en 5 pasos y ganarás para contigo mismo, para con tus clientes, empleados, amigos y familia…

¿Sabías que la confianza es algo que no se puede dar por sentado? Creo que ya lo sabes, como también sabes que cuesta ganarla pero perderla, se pierde en un segundo.

Algunos, hagan lo que hagan, generan confianza, la gente habla bien de ellos y si comenten un error, se les da el beneficio de la duda. Por eso mismo, porque generan confianza y nos atrevemos a pensar que si fallaron, fue por algún motivo que se puede arreglar. Pero otros, son todo lo contrario, generan desconfianza desde el minuto uno y hagan lo que haga, generan sospechas, interpretamos mal cada comentario y cada acción es un razón más para no confiar en ellos.

Hace tiempo trabajé con una persona, jefe en aquel momento, cuya relación nació de la confianza inicial, el uno por el otro. Ambos empezamos bien. Llegue a su empresa con referencias y se suponía que ambos eramos competentes. Pero con el paso del tiempo (trabajamos codo con codo casi 4 años en dos proyectos en los que invirtió más de 400.000 euros que, al final, tiró a la basura), el mismo, destruyó su propia reputación en el sector y la confianza que el equipo teníamos en su persona.

No mantuvo su palabra porque olvidaba lo que decía con una facilidad pasmosa. Siempre exigía más de lo que daba. No seguía sus compromisos. Y lo que es peor, desde su perspectiva, la otra parte siempre era la que entendía mal, o hacía mal. Por desgracia en aquel momento (ahora lo veo como una suerte porque me valió de mucho en mis siguiente proyectos y para escribirte este post), me volqué más de lo debido, haciendo el proyecto como una parte de mi. Nadie confiaba ya en él, le cobraban de más porque no leía nada y para él pagar más era sinónimo de mejor. Sus colaboradores comenzaron a generar un ambiente tenso y las quejas empezaron a ser constantes.

Llegado ese punto me di cuenta de que ya todos dudábamos de todos. Y llegó el momento en que todo se echó a perder y ya no había equipo.

Es triste pero las cosas no se deberían de haber deteriorado hasta este punto. Se podrían haber tomado medidas específicas, dar pasos al frente nos hubiese ayudado a que él tomase el timón de la realidad y volviese a reconstruir la confianza de su equipo y colaboradores. Pero no quiso escuchar. Y así le fue.

Los cinco pasos específicos que valoro y que me han funcionado hasta ahora son:

Paso 1. Mantente fiel a tu palabra.

Si te comprometes a algo, hazlo. Sin excusas. Si no lo puedes hacer, comunicalo con honestidad para no dejar a nadie colgado y que lo haga otra persona o lo aplaces con consentimiento y acuerdo. Las personas tienen miedo de decir por «el que dirán o qué pensarán de mi» pero lo mejor es ser sinceros.

Paso 2. Sé puntual.

La falta de puntualidad también se carga la confianza. A veces, las circunstancias te impiden la puntualidad, pero lo puedes convertir en un hábito. Y, si llegas tarde, te disculpas. Genera empatía, y mucha, explicar de un modo breve los motivos por los que llegaste tarde.

Paso 3. Di la verdad

Te parecerá una broma pero es más difícil de lo que parece. Si queremos generar confianza, entonces debemos comprometernos a decir la verdad, incluso cuando sea difícil o embarazoso. La gente es más tolerante de lo que piensa. Nadie espera que seas perfecto pero sí esperan  que reconozcas tus errores, y que cuando la fastidies lo arregles. Simple, verdad?

Paso 4. Se transparente

La gente no confía en ti si no aprendes a compartir a sí mismo, con todos tus defectos y todas tus virtudes. Eso supone asumir un riesgo y también ser vulnerable, pero realmente hacer que generemosuna buena relación que es la base de la confianza.

Y ojo! tienes que ser auténtico porque si lo hacer «adrede» la gente se dará cuenta y se sentirá manipulada.

Paso 5. dar sin ningún tipo de condiciones

Tienes que estar dispuesto a compartir tus conocimientos, tu saber, tu compañía, sin esperar nada a cambio. Cuanto más das, más se construye la confianza. Y cuando hablo de dar, no hablo de darte a ti mismo como persona sino de los intereses, de los conocimientos, de la experiencia, de las conversaciones. Todos aprendemos de todos y nunca sabemos de quién vamos a necesitar.

 

¿Qué te gustaría que hiciesen los demás para generar confianza en ti? ¿Cómo se puede aplicar esto a la construcción de confianza con los demás a lo que has fallado en algún momento?

¡¡¡Cuéntame para aprender y crecer contigo!!!

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies