Por muy extravagante o esotérico que te resulte llevar a cabo un ritual debes saber que te puede ayudar y mucho, en tu vida diaria, en la consecución de tus objetivos o, simplemente, para relajarte, no perder el foco y ganar en claridad sobre lo que quieres de tu vida o de tus circunstancias.

¡Los rituales son herramientas! ¿Lo sabías?

Sí.

Son herramientas que, como si de un software se tratase, te ayudan a “configurar” tu realidad, tu día a día.

¿O qué te crees que es el despertador? Es la herramienta de tu ritual mañanero que hace que te despiertes para levantarte a la misma hora, todos los días.

¡Wow! De esotérico no tiene nada, ¿verdad?

Nuestra vida diaria es la suma de rituales que, sin darnos cuenta que sean tal, los programamos a nuestra voluntad para alcanzar metas concretas (despertador para despertar, poner el café antes de lavar la cara, recoger la ropa antes de planchar, recorrer el mismo camino al trabajo todos los días, tomar el café en la misma cafetería y de la misma forma, hacer el descanso en la oficina a la misma hora…), y para ello no hay una respuesta concreta sino consciente y/o inconscientemente,hay fuerzas invisibles responsables de una aparte decisiva de la realidad que vivimos.

Si.

Contamos (1) con la suma de la metafísica, que está ahí, y lo que alcanzamos a través de la voluntad, de la confianza en mí, de los talentos y (2) con la participación de la humildad al reconocer que hay fuerzas más allá de mi conocimiento pero que no son protagonistas sin la acción o actos que yo llevo a cabo.

Un ejemplo de ritual sería el de Michael Jordan que no salía a jugar un partido sin poner debajo de la camiseta del equipo, la camiseta del equipo de su universidad. ¿Crees que eso lo validaba todo? No. Simplemente que reforzaba sus metas, el motor de su talento, de su éxito.

Te invito a que ritualices tu vida, que configures acciones concretas repetitivas para afrontar situaciones especiales y hacer efectivo eso de “la voluntad y la fe mueven montañas”.

Recuerda que un ritual atractivo te invita a «hacer». Y de eso se trata, ¿verdad?

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies