Tal y como nos explica Stephen R. Covey en su libro, Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, todos tenemos muchos mapas en la cabeza, que pueden clasificarse en dos categorías principales: mapas del “modo en que son las cosas, o REALIDADES” y mapas del “modo en que deberían ser, o VALORES”.

 

Con estos mapas mentales interpretamos todo lo que experimentamos. Pocas veces cuestionamos su exactitud; por lo general ni siquiera tenemos conciencia de que existen. Simplemente DAMOS POR SENTADO que el modo en que vemos las cosas corresponde a lo que realmente son o a lo que deberían ser.

 

Y son estos supuestos los que dan origen a nuestras actitudes y a nuestra conducta. El modo en que vemos las cosas es la fuente del modo en que pensamos y del modo en que actuamos.

 

Y es en época de crisis, de cambios y de desorganización cuando se encuentran obstáculos en el camino que nos desequilibran, y entonces, nuestra actitud cambia y es la que determina una gran diferencia:

.- Podemos avanzar con prisa y enfocarnos en la conducta, aumentando así la velocidad que nos lleva rápido a ningún lugar o lugar erróneo.

.- O podemos enfocarnos en la actitud, con la cuál tampoco sabremos a dónde llegaremos pero, al menos, seremos positivos y nos sentiremos serenos, motivamos y felices en ese camino desconocido.

 

Abrazos miles,

Yolanda

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies