Cuenta Michael Hyatt que muchas veces nos cuesta reconocer cómo nuestro entorno, nuestros hábitos y las personas con las que tratamos a diario nos impiden avanzar o nos empujan hacia el futuro. Y mucho tiene que ver en ello nuestro carácter: el cual nos puede ser útil para atraer lo que queremos pero nos puede resultar inútil cuando se trata de lograr un compromiso a largo plazo, un impacto positivo en las personas y organizaciones con las que trabajamos.

Al ayudar a las personas a autogestionarse a ellas mismas y por ende sus proyectos personales y profesionales, con frecuencia me encuentro con personas cuya imagen «exterior» está mejor desarrollada que su imagen interior, es decir, que su carácter personal. Realmente, son una persona en público y otra cuando hablas con ellas en privado o a puerta cerrada. Y es ahí en donde descubres una falta fundamental de integridad que se carga su eficacia, destruyendo sus propósitos si no se controla.

La autogestión, su efectividad, es un trabajo de adentro hacia afuera y es así porque es muy importante prestar atención al desarrollo de nuestro carácter. Es cierto que el talento es importante como también lo es la educación y la experiencia pero al final, es nuestro carácter el que nos hace a nosotros mismos o nos rompe todos los esquemas.

Es muy importante destacar que el carácter se forma por tres fuerzas y que si queremos desarrollar nuestro carácter, tenemos que prestar atención a cada uno de ellas:

1.- Controlar lo que nos «entra», lo que consumimos. Nos hemos convertido en ordenadores a los que nos entra basura y nos sale basura a cada segundo, día tras día, sea a través de la publicidad o de una mala alimentación. Es lo mismo que le sucede a nuestra vida interior. En nuestra mano está buscar las mejores maneras de crecer sea leyendo libros, escuchando programas de audio o asistiendo a conferencias.Si nos dedicamos solo a ver la tele, a consumir programas basura, no podemos pretender tener ideas estupendas y jornadas productivas. Debemos prestar atención a todo esto para descubrir cómo nos afecta para tomar medidas.

2.- Las relaciones que tenemos. Pasamos la mayor parte del tiempo con nosotros mismos, nos guste o no. Y de nosotros depende con quien queremos estar. Si quiero mantenerme en forma, necesitaré gente deportista. Si quiero mejorar mi proyecto empresarial, buscaré gente acorde a mis deseos y motivaciones. No quiero a mi lado a gente negativa, que se rinde a la primera. Tu sí?

3.- Nuestros hábitos. Son nuestra forma de pensar, hablar, y actuar en diferentes situaciones. Y la mayoría son inconscientes, tanto para lo bueno como para lo malo. Por lo que tenemos que desarrollar hábitos nuevos para mejorar nuestros resultados, no crees?.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies