Yola Fortes

Nací comiendo tornillos detrás del mostrador de la ferretería de mis padres y al cabo de un par de años de nacer, decidí volverme alquimista y probar mi poder de transformación volando desde el entresuelo al mostrador. Ahí descubrí el primer elixir de vida: hagas lo que hagas es la cabeza y no el corazón la que frena tus mejores decisiones y acciones. En mi caso, el freno a tan temprana edad fue caer encima de la cabeza de mi madre.

Años después, desde un columpio de cuerda y madera, entre estanterías de metal, escuchaba las conversaciones de ambos lados del mostrador, lo que me inspiró a conocer el mundo de las personas y de la empresa desde su base, primero en 1999 en el sector de las ventas y la publicidad y, posteriormente, en el sector de la consultoría formativa.

Llegado el 2012, gracias a un reciclaje forzoso, descubro en mi propia piel cómo gestionar exitosamente un cambio de carrera, alcanzando mis objetivos, conectando con personas y proyectos multidisciplinares y consiguiendo nuevas oportunidades de crecimiento, pero lo más impactante para mi fue experimentar, de la mano de mis jefes y superiores, lo imprescindible que es equilibrar el sostén emocional y personal con la estrategia empresarial. En ese equilibrio está el éxito de las personas que ocupan cargos de dirección.

En esta etapa de risas y lágrimas, aderezadas con pócimas de locura, confirmo que soy bisnieta de chamanas celtas por lo que empiezo a entender mejor de dónde surgen algunas de mis capacidades como la intuitiva o la de adaptación, o incluso mi capacidad innata para generar ideas y conexiones que, por veces, hasta me sorprenden a mí misma.

La verdad es que estoy agradecida por lo vivido ya que me ha permitido reunir los conocimientos y habilidades necesarias para enriquecer y sacar el máximo partido de las personas que conforman las empresas y ayudarlas a experimentar valor, tanto desde la perspectiva económica como la emocional y personal, todo a través del lenguaje de las emociones, la creatividad y el poder de la naturaleza, con el valioso objetivo de tener una vida relacional y profesional plena, lo que se traduce en aumento de rendimiento y eficacia.

Disfrutar de mi recorrido profesional está siendo increíble por lo que sigo sumando como miembro certificado de Six Seconds y pionera en Galicia como Network Leader de “Cafés EQ”, ya que creo que hay un nuevo modo de mejorar las relaciones personales en el trabajo.

Si quieres sumarte a mis pócimas prácticas te invito a un café virtual de los que se hacen con calcetín y a fuego lento.

Estoy deseando conocerte!

Un abrazo!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies